Sobre mí

¡Hola!

Soy Virginia, Vir, Virgi, la Vir… como me quieras llamar y me encanta que estés aquí porque eso significa que algo nos une 🙂 Un poquito de locura, de ilusión y de pasión por las cosas chulas quizás. O tal vez has aterrizado aquí por casualidad. Sea como fuere, espero que te guste lo que aquí vas a encontrar ¡Te doy la bienvenida!

Tengo que confesarte que soy muy vergonzosa (que no tímida, porque en las distancias cortas y cuando cojo confianza… ay amiga cuando cojo confianza 😛 ) El caso es que jamás he escrito nada sobre mi porque cuando intento “auto-venderme” no encuentro nunca las palabras adecuadas y contar mi vida pues… siempre he pensado que a nadie le interesaría. Pero está claro que si estás leyendo esto es porque a ti sí que te interesa 🙂

Nací en Soria hace tantos años como para tener la experiencia justa y la inocencia necesaria como para que la vida siga sorprendiéndome día a día, pero desde hace ya más de 14 años vivo en tierras mañas, el lugar donde encontré el amor no solo de mi vida sino de una ciudad y unas gentes que han hecho que sienta que este es mi hogar.

Me encantan la música, la siesta, comer, el sol y muero cada vez que veo y respiro el mar. Soy muy solitaria y disfruto mucho de las cosas sencillas y de las tardes de sofá y manta viendo llover sin pensar en nada. Soñadora, nostálgica, desordenada y amante del color, voy creando mi estilo según el pie con el que me levanto de la cama 😛

Desde muy pequeña supe que mi destino estaría entre papeles, colores y mucho desorden, ya sabéis lo que dicen de los artistas… Pero tuvieron que pasar primero casi 9 años sentada delante de un ordenador, maquetando y diseñando catálogos, flyers y revistas hasta sentir la necesidad de buscar un lugar donde poder crear y soñar, sin pautas que seguir, sin horarios ni restricciones. Un espacio donde poder ser yo misma y aportar un poquito de felicidad a todas las personas que se quisieran acercar. Así nació Country Lemonade y así te resumo mi historia.

2003

“Mamá, quiero ser artista”. Aterrizo en Zaragoza y completo mi formación académico-artística. Fotografía y diseño gráfico se unirían a un popurrí de conocimientos en dibujo, escultura, pintura, vídeo, música que ya ocupaban un espacio en mi mochila de viaje.

Hola mundo publicitario. Comienza mi andadura entre catálogos, folletos, flyers y revistas de grandes multinacionales y pequeñas empresas en el mundo de las agencias de publicidad. A todos estos años les debo muchísimo aprendizaje, experiencia y momentos inolvidables.

2007
2013

Contruyendo sueños. Nace Mundo Degoma, lo que sería la antesala de Country Lemonade y un espacio donde nace y crece una pequeña mini familia de muñecos de goma con el objetivo de ilusionar y sorprender a grandes y pequeños. De aquello actualmente quedan las cigüeñas, que puedes ver en el portfolio.

Amor, Bodas y Country Lemonade. Aunque no tuvo este nombre desde el principio, sino que seguía estando bajo las faldas de Mundo Degoma hasta hace muy poquito, comenzaban a asomar las primeras invitaciones de boda y papelería hasta convertirse en lo que es hoy Country Lemonade, un espacio de creación e inspiración para todos aquellos que, como yo, creen en el amor y en las cosas bonitas.

2014
¿Por qué Country Lemonade?

No tiene una explicación lógica… y lejos de que me pase el día quitándome la sed a base de limonada, quizá el hecho de que a mi madre se le antojara comer limones cuando yo aún no había dicho “hola mundo”, sea lo que haya hecho que me sienta un poquito identificada con la frescura, a veces ácida y picante de esta fruta y esa capacidad que tiene de despertar sensaciones, siendo a la vez muchas veces medicina contra la apatía, la amargura y el dolor de garganta (uno de mis puntos débiles). Todo eso bien mezclado, pero no agitado, con una buena lista de música country de fondo es lo que consigue que mi reloj se pare sin pensar.

Country Lemonade no es adulto todavía, digamos que está en plena adolescencia porque ya tiene unos añitos, pero no soy de las que tira la toalla fácilmente y sé que poquito a poco y con empeño el gran sueño podrá hacerse muy mayor.

¡Gracias! A tí, que estás perdiendo 5 minutos de tu tiempo en leer estas líneas y que solo con eso alimentas mi ilusión.

A %d blogueros les gusta esto: