Blog

Country Lemonade / Blog  / ¿Con cuánto tiempo de antelación debo encargar las invitaciones de boda?
Invitación de boda viajera

¿Con cuánto tiempo de antelación debo encargar las invitaciones de boda?

TIEMPO. EL PRIMER INVITADO DE VUESTRA BODA

No, no me refiero a que te pongas a invocar a los dioses o prepares la docena de huevos para que las clarisas hagan que no llueva en vuestro día.

En este post voy a hablaros de el tiempo que se anota en el calendario.

Cuando comenzáis con los preparativos de vuestra boda, a muchas parejas os asaltan mil dudas (lógico, una no se casa todos los días) y una de las que se repite con más frecuencia es «¿con cuánto tiempo de antelación tengo que encargarlo?» Ya sea el vestido, las flores o los regalos, todo tiene un tiempo de producción que se debe tener en cuenta para que no nos pille el toro y nos quedemos sin eso que tanto nos gusta por falta de previsión (solo te vas a casar una vez -al menos con esa persona 😅, mereces que sea especial). Lo mismo pasa con las invitaciones de la boda. Si no queréis que nadie falte a vuestro gran día PREPARAD LAS INVITACIONES CON TIEMPO

 

 

EL MEJOR MOMENTO

Pero ¿cuándo es el mejor momento para encargarlas? Encontrar el equilibrio es la clave (ni muy pronto, ni muy tarde). La antelación será relativa en función de lo que queráis hacer. Mi consejo casi siempre es que, cuando ya tengáis clara la fecha y el lugar (o lugares) y un listado bastante aproximado de invitados, os pongáis manos a la obra, pero por concretar un poco más… unos 8-6 meses antes de la boda (como tarde) suele ser una buena fecha para encargarlas (recordad que hablamos de las invitaciones, para otros detalles, habrá otros plazos).

Por norma general, en el momento en el que os comprometéis, ya vais dando la noticia (sabiendo ya la fecha) a las personas que queréis que os acompañen ese día, por lo que la invitación de boda se convierte en el formalismo oficial para que sepan con seguridad el lugar, hora, si tienen que reservar alojamiento (¡o vuelo!, si tenéis invitados en el extranjero) y otros detalles importantes de la boda como si será de mañana o tarde (para prever por ejemplo si ir de corto o largo). Por eso es necesario entregarlas al menos unos meses antes.

 

Detalle invitación de boda campestre pinos

 

PLAZOS APROXIMADOS A TENER EN CUENTA EN LA CONTRATACIÓN Y REALIZACIÓN DE LAS INVITACIONES DE BODA

Cada profesional tiene sus tiempos y puede no ser exactamente igual el plazo que os de una empresa con un equipo detrás donde cada miembro se encarga de una parte, trabajando en paralelo; una franquicia donde todo está automatizado; o una diseñadora con empresa «unipersonal» (y mujer orquesta) que se encarga de manera casi exclusiva de cada trabajo.

  • Tiempo de diseño y feedback: Puede ir desde 15 días a un mes. Si encargáis algo ya prediseñado ese tiempo será menor que si hay que hacer algo a medida y desde cero. Deberéis tener en cuenta también la agenda o saturación de la diseñadora en el momento de hacer el encargo, ya que generalmente se trabaja en varios proyectos a la vez (esto no quita para que cada trabajo y boda sean únicos y se traten como tal). La fluidez que se tenga en la comunicación de los cambios (feedback) también tendrá un papel fundamental ya que no será lo mismo que pasen dos o tres días entre mail y mail, que 15 días.
  • Tiempo de produción/impresión: Puede ir desde 15 días a un mes, una vez terminado el tiempo de diseño. Todo proceso de impresión necesita unos mínimos, desde la preparación del documento que irá a imprenta (no vale un simple boceto hecho en word), la impresión en sí: sistemas de impresión artesanales como el «letterpress» o la impresión con tintas especiales necesitan más tiempo que otros, el tiempo de secado: hay papeles que absorven más tinta que otros y necesitan un tiempo de reposo para evitar manchas, revisión y manipulación del trabajo final: si hay algún fallo de impresión, que no se ha detectado en la máquina, es posible que haya que reimprimir algunos ejemplares, para lo que es necesario contar siempre con «un margen de error».
  • Complementos: Si además de las invitaciones, se realizan sobres forrados con algún estampado especial o de algún material que haya que fabricar a medida, sellos de goma o lacre que requieren de un grabado previo o láminas con información extra, el tiempo de producción de cada elemento se sumará al proceso total.

 

Para que no se os eche encima el fecha de la boda, a todos estos plazos deberéis añadir un extra si vais a decorarlas de alguna manera especial, si tenéis que mandarlas al extranjero y cuántas reuniones distintas tendréis para hacer la entrega en mano (este momento será de los más especiales y únicos 💚).

 

 

Este año, por la circunstancia que nos ha tocado vivir, ha sido un poco complicado planificar, porque muchas bodas se han confirmado o retomado con muy pocas semanas de antelación a la fecha de celebración y muchos hemos tenido que hacer casi «magia» para llegar, pero lo normal es que todo sea como una coreografía en la que, además, se disfruta muchísimo de todo el proceso y eso se nota en el resultado final. Por suerte, poco a poco volvemos a la «normalidad».

#countryconsejo para las futuras parejas: no dejéis para el final el diseño de vuestras invitaciones porque así los invitados podrán reservar la fecha con tiempo y confirmaros la asistencia que os ayudará a preparar muchos otros detalles con antelación y sin prisas. Os estresaréis menos y disfrutaréis más de ese gran momento de poder entregarlas en mano y sentir los abrazos (y algunas lagrimitas) de los que más os quieren. Os aseguro que son momentos inolvidables y que merecen mucho la pena saborear (palabra de exnovia)

Por último, pensad que muchos invitados van a poner muchas ganas, tiempo y dinero para poder asistir a todos los eventos, y que dedicarles esa parcela de vuestro tiempo para entregarles la invitación en mano y brindar por vuestro amor, es uno de los mejores regalos que les podréis hacer. Sobre todo, a los que finalmente no puedan asistir, y que el único recuerdo que tengan de vuestra boda, sea vuestra preciosa invitación.

 

Invitación de boda colibrí

Sin comentarios

Un blog sin comentarios es como un jardín sin flores, vámos a llenar este jardín de color ¿comentamos? ;-)

A %d blogueros les gusta esto: