Blog

Country Lemonade / Blog  / ¿Cuánto cuesta una invitación de boda?

¿Cuánto cuesta una invitación de boda?

La gran pregunta ¿cuanto cuesta?

Y esta es mi gran respuesta

¿Cuánto estáis dispuestos a pagar?

Este es un post de reflexión, para todas aquellas parejas que aún no tenéis invitaciones para vuestro gran día y que estáis en pleno proceso de búsqueda. Y también, por qué no, para los que ya habéis pasado esa fase, incluso ya os habéis casado y tenéis la experiencia guardada en vuestra estupenda agenda de recuerdos bodiles.

Mi experiencia como novia me enseñó hace ya unos años que la calculadora se llega a convertir en tu sombra cuando te embarcas en la gran aventura de preparar una boda. El vestido, las flores, el banquete, los regalos… ¡las invitaciones! :-O “Si podemos, nos las hacemos nosotros, y si no algo barato, que para que las guarden en un cajón, no quiero que nos gastemos un pastón”.

Bien, el siguiente paso es la búsqueda de las invitaciones. Porque cuando te has visto envuelta en la elaboración “handmade” y te has dado cuenta de que tu creatividad es lo suficientemente nula como para que quien las quiera guardar en un cajón seas tu misma y que todo el tiempo que has perdido ha hecho que te encuentres a 3 meses de la boda y aún estés a verlas venir… no te queda otra que buscar a un profesional para que te haga el trabajo. Una lástima, porque seguramente un profesional no sepa lo que te gusta, o no lo haga como quieres, o tal vez su experiencia en el sector le haga intentar venderte lo que ya está pasado de moda… (ironía modo on) Entonces es cuando se obra el gran milagro “Hola, queremos una invitación que sea original, a ser posible a medida, bonita, pero sencilla y que no nos cueste mucho ya que nuestro presupuesto es muy ajustado”. Lo que en nuestro idioma se traduciría por “BUENO, BONITO Y BARATO”

*Hablo casi todo el rato en femenino, porque el 90% de las encargadas de este tema solemos ser nosotras jeje 😛

invitacion_boda_tarro_cristal_2

Claro, cuando te vas a gastar más de 15.000€ en dar de comer a más de 100 personas, 6.000€ en el alquiler de la finca, 5.000€ en un viaje increible, 2.000€ en un vestido que solo te vas a poner un día, 1.000€ en unas flores que morirán a la mañana siguiente de la boda y 700€ en unas alpargatas de los chinos (a los fotógrafos y videógrafos los dejo aparte porque muchas veces van en el mismo saco que las invitaciones, por desgracia), no te queda mucho presupuesto para unas preciosas invitaciones que sean la carta de presentación de vuestra boda y que seguramente harán llorar a más de una cuando las reciban de vuestras manos (doy fe de ello) para que luego las metan en un cajón y pasen a la historia como “éstas no las tiramos, que son las más bonitas de todas las que tenemos”.

Novias y novios del mundo, necesito contaros un secreto, algo que jamás seguramente os hayan dicho antes, puesto que sólo la voz de la experiencia puede conocer.

Las invitaciones van a ser el menor gasto que vais a tener de toooooodo lo que vais a contratar para vuestra boda.

Invitación de boda tropical

 

Pero no porque no estéis dispuestos a pagar por ellas lo que un profesional os va a cobrar -veasé profesional como aquella persona con la que contactáis porque os encanta su trabajo-, sino porque realmente son lo más económico en proporción al trabajo y experiencia que llevan detrás. Y no hablo de esas que se venden por catálogo en las imprentas (todos mis respetos a las imprentas de toda la vida) y que han visto ya tu prima, tu vecina Mari y hasta tu abuela (sí, querida, algunas ya las vendían cuando se casó tu abuela), hablo de esos diseños que se han puesto tan de moda y que cambian cada año, que son tan diferentes a todo y que los diseñadores hacen con todo el cariño y la profesionalidad del mundo, una a una, pensando en todos los contenidos y sobretodo pernsando en tí, en tu boda y en tu gran día. Hablo de las horas que pasan buscando las tendencias más TOP del momento, luchando contra una competencia infernal que muchas veces tira los precios vendiendo modelos prefabricados que se venden unos a otros o que como está de moda hacer invitaciones, pues yo también hago (el famoso culo veo, culo quiero). Hablo de los años de preparación, de las horas de luz gastadas, de los viajes aquí y allá para encontrar “ese aquel” que haga que te enamores de sus diseños y quieras tenerlos a toda costa.

invitacion_boda_travel

Se que ahora pensarás: “claro, tu tampoco las contrataste, te las hiciste tu misma porque eres diseñadora, así es muy facil hablar” Y sí, te diré que en eso llevas razón, no quise contratarlas, pero porque nadie en ese momento me ofrecía lo que yo estaba buscando. Una invitación, que a precio de coste resultó ser más cara que muchísimas de las que se venden prefabricadas en el mercado, pero es que mi ilusión era tan grande que no estaba dispuesta a tirar mi dinero en algo de lo que luego nadie se iba a acordar. Es esta, la del sobrecito de tela, la misma que sirve de portada para este post, un modelo por el que todxs me preguntan, pero que nadie quiere hacer. Claro está, todos queremos algo bueno y bonito, pero que no siempre es barato.

sello_boda_rural

Para terminar solo quiero que hagáis un ejercicio. Poned encima de la mesa el dinero que cuesta el material que tendríais que comprar para vuestras invitaciones soñadas, el precio por las horas que tardaréis en encontrar ese material, darle forma, diseñar “algo” en un word que no sabéis ni cómo imprimir, el papel, los sobres, la tinta (o precio de la imprenta), la gasolina, luz, horas y horas de pruebas, montaje, etc… y meterlo todo en una cajita.

Ahora sí que podéis ir a pedir presupuesto para vuestras invitaciones.

Guardar

Guardar

Guardar

No Comments

Un blog sin comentarios es como un jardín sin flores, vámos a llenar este jardín de color ¿comentamos? ;-)

A %d blogueros les gusta esto: